El maniquí es un soporte del producto, casi tan importante como el producto mismo. Un mal maniquí puede destrozar la imagen de mi marca y devaluar el aspecto de mi producto.

 

Las 7 preguntas clave antes de comprar maniquíes.

 

Detalle de mano de maniquí “tatuado”. Las tendencias street style se proyectan también en los maniquíes.

Los maniquíes son vendedores silenciosos, nos ayudan a proyectar una buena imagen de marca y a realzar el producto.

 

Presentación del It bag de Dior con un conjunto de maniquíes/escultura con la famosa silueta “New Look”

Su elección parece una cuestión sencilla pero cuando nos enfrentamos al reto de elegir un maniquí que va a durar varios años y va a suponer un fuerte desembolso de dinero, debemos responder a varias cuestiones clave que vamos a desgranar a continuación.

Las 7 preguntas clave que nos debemos hacer antes de comprar un maniquí:

  1. ¿Cuál es mi presupuesto?: dependiendo de las unidades a comprar, su precio disminuye considerablemente. Dentro del plan de negocio debemos incluir el cambio de maniquíes cada 5 ó 6 años. Podemos empezar por nuestras mejores tiendas e ir cambiándolos en fases.
  2. ¿Maniquí o busto?: el maniquí tiene posturas que nos pueden cansar si son muy marcadas. El busto es más estático pero se le pueden añadir brazos articulados para darles movimiento (hay que tener un poquito de “arte” para que los movimientos sean naturales.
  3. Si es maniquí ¿realista o abstracto?: el maniquí realista con peluca debe ser siempre manejado por un escaparatista profesional, son más delicados y su resultado puede ser brillante, como el caso de los escaparates de Bergdorf Goodman en Nueva York. Un maniquí abstracto tiene menos personalidad pero también marca menos el estilo para poder ponerle ropa sport o más vestida.
  4. ¿Con cabeza o sin cabeza?: Si tienen cabeza puedo colocarle gafas, accesorios, sombreros. Sin cabeza suelen ser más baratos y más manejables. Al ser más bajos se recomiendan para escaparates con el techo bajo.
  5. ¿Dónde va a situarse: escaparate o interior de tienda?: Un maniquí de escaparate (siempre que éste sea cerrado) está más protegido de posibles caídas. Un maniquí de interior de tienda está más expuesto a roces o golpes por lo que debe ser más resistente.
  6. ¿Cómo elijo las posiciones del maniquí?: En un escaparate con varios maniquíes es interesante que tengan varias posiciones diferentes para poder jugar con ellos haciendo diferentes composiciones. No conviene que sean muy extremas o nos cansaremos de ellos.
  7. ¿Qué base elijo?: los maniquíes pueden llevar base de metal, madera o cristal, su aspecto deberá ir en consonancia con la decoración y ambiente del resto de la tienda. Los escaparatistas profesionales los sostienen con alambre para evitar que se vea la base y darles mayor realismo.

 

maravillosa composición simétrica de Hans Boodt Maniquíes.

En mi tablero de maniquíes podréis encontrar ejemplos de la historia de los maniquíes a lo largo de las décadas, otro día hablaré de su evolución.

Si necesitáis asesoramiento para elegir vuestros maniquíes y poder compara varios fabricante, no dudéis en contactarme, os puedo ayudar.

Si quieres estar al día de lo último en retail y visual merchandising
¡¡Suscríbete a mi blog!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Pilar Escolano.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  web empresa.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad